:

Por años, mi trabajo ha girado en torno al miedo.
Los miedos se combaten con terapias, haciendo cosas agradables que nos hacen felices y dan calma. Durante esta cuarentena, me he dedicado con aún más ganas a pintar todas las situaciones que nos pueden aportar paz y tranquilidad.
Muchas cosas han cambiado, muchas cosas se han perdido; sin embargo, el nuevo escenario que vivimos nos invita a tener tiempo para nosotros mismos.
En estos tiempos, es imprescindible recordar lo que nos hacía felices y que habíamos olvidado; esas sensaciones y memorias serán nuestro refugio.

ISABEL CROXATTO | CHILE