:

Solo vivimos para el instante en que admiramos el esplendor del claro de luna, la nieve, la flor del cerezo y las hojas multicolores del arce. Gozamos del día
excitados por el vino, sin que nos desilusione la pobreza, mirándonos fijamente a los ojos. Nos dejamos llevar -como una calabaza arrastrada por la corriente río -sin
perder el ánimo ni por un instante; esto es lo que se llama el mundo que fluye, el mundo pasajero .
Asai Ryoi ,Narraciones sobre el mundo efímero de las diversiones. Kyoto, 1661 ..

 CALAMO 

Add a Title

Describe your image