MARIANO RUIZ GOMEZ : FRANCO CERVATO


La transmutación de los elementos era el fin que se perseguía, dominar la materia y lo invisible, que se vuelve inevitable. Algo tan efímero, como la vida misma, conlleva a ocultarse de aquellos cuyas miradas no hacían más que trabar el avance de lo inaudito, de lo incomprensible, de lo esencial para el alma libre, de crear sin condicionarnos, a través de una red de pensamientos que nutren al sujeto, el cual se deleitaba mutando las cosas más vanas e incluso las más esenciales, solo por el puro placer de jugar a ser omnipotente; lo cual nos lleva a un camino de oscuridad, donde el rol del humano juega un papel importante en aquellas decisiones, que tarde o temprano nos cambian la vida. Esa era toda la verdad. Tiene que salir a la luz después de morir por amor.

852 UNQ | argentina | unquillo

Logo_AAL_1.png
Logo%20ok_edited.jpg